viernes, 16 de agosto de 2013

Califica corrupción de “tumor maligno”

SANTIAGO.-   Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, arzobispo de esta diócesis, propugnó esta mañana porque se produzca una restauración en la transparencia de la administración pública porque, a su juicio, la corrupción, que calificó como “tumor maligno”, lleva a la muerte a un gran segmento de la población que debiera vivir en condiciones más dignas.  

La sugerencia de la autoridad religiosa se produjo en el transcurso de la homilía que pronunció en el Te Deum realizado en la catedral de esta ciudad, con motivo del aniversario 150 de la Restauración de la República, acto que contó con la presencia del presidente Danilo Medina, su esposa, Candy Montilla de Medina y las principales autoridades gubernamentales.

Dijo de la Rosa y Carpio que la forma de vida de muchos dominicanos cambiaría “si grandes sumas millonarias no fueran despilfarradas en acciones indelicadas”.

“Todos sabemos que cuanto más corrupción hay en un país más gente pobre hay en él”, apreció la principal autoridad católica de esta demarcación.

En su mensaje, de la Rosa y Carpio también se refirió a la necesidad de restaurar la seguridad ciudadana “porque el miedo y el temor hacen de las calles y los hogares espacios de tensión y sobresaltos”.

“Hay que restaurar el respeto por la ley y no continuar creando leyes que por desusos se transforman en letras muertas, que sólo se aplican a los más débiles y recordar que la Restauración no es sólo de un grupo, sino de todos”, indicó.

Otro aspecto que, de acuerdo a monseñor de la Rosa y Carpio debe ser restaurado es el ejercicio de la política “para adecuarla a una realidad que exija respuestas eficaces a problemas ancestrales y reforzarla para que retorne la confianza a los líderes políticos, para que vean que la política es el bien común, porque a través de ella se puede hacer mucho más bien que desde cualquier otro espacio”.

Por igual, consideró que hay que restaurar el optimismo y la esperanza en un futuro promisorio para el pueblo dominicano “porque somos un país con grandes reservas morales, por lo que debemos dejar atrás la indiferencia y la apatía y promovamos una gran jornada de rescate del amor al trabajo, como única garantía para alcanzar un desarrollo pleno”.

Antes del acto religioso, un batallón mixto de las Fuerzas Armadas y la Policía  rindió al presidente Danilo Medina los honores militares correspondientes.

El ceremonial religioso también contó con la presencia de los ministros de las Fuerzas Armadas, de Interior y Policía, Administrativo de la Presidencia y de Obras Públicas, almirante Sigfrido Pared Pérez, José Ramón Fadul, José Ramón Peralta y Gonzalo Castillo, respectivamente.

Por igual, el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito; el presidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario Márquez; la gobernadora de esta provincia, Aura Toribio; el alcalde Gilberto Serulle, el jefe de la Policía, Manuel  Castro Castillo, y el presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas, Julio César Souffront Velásquez.

0 comentarios

Publicar un comentario