viernes, 30 de agosto de 2013

Era el tipo de solución que pedía en Edesur para las comunidades



Por Mayobanex De Jesús Laurens

Con los líderes comunitarios de Neiba celebramos varias reuniones y tramitamos todas las solicitudes de sus reclamos a los directivos de Edesur, mientras estuvimos como gerente sectorial de esa empresa. Nos vimos envuelto en situaciones difíciles ante la multitud, pero hicimos hasta lo imposible para que contribuyeran a mejorar los horarios de interrupciones de sus dos circuitos principales de energía…nunca se nos hizo caso.


Ahora, producto de una protesta violenta y una huelga general en la provincia Bahoruco, los directivos de Edesur acceden a bajar los humos y prometen suministrarles 16 horas de energía a Neiba, con 9 horas de interrupciones…una verdadera conquista por la cual remitimos varias comunicaciones a las autoridades de la empresa mientras estuve de gerente allí.

Nos imaginamos que esa solución llega para el circuito que suministra energía a Galván y el centro de Neiba. Ojalá y se haya contemplado también el otro circuito, que llega hasta Tierra Nueva, abarcando Jaragua, Clavellinas, Los Ríos, Postrer Río, Descubierta y Boca de Cachón, además. De no ser así, los conflictos continuarán, pues de inmediato vendrá el celo con lo que se ha aprobado para el otro circuito.

Pero los mismos reclamos vienen haciendo los comunitarios de Tamayo y Vicente Noble, en donde se han realizado diversas protestas. Producto de ellas, a Vicente Noble se le colocó un ITC para suministrarle 18 horas de energía al centro de la ciudad, dejando los barrios periféricos de ese municipio fuera y esa medida encendió varias protestas que terminaron dejando a la comunidad entera con la misma cantidad de horas de servicio y de interrupciones.

A Tamayo se le había prometido 18 horas de energía, pero luego se midieron las pérdidas contra cobros y facturación y se determinó que mientras no mejore la situación en ese circuito no había forma de que se pudieran incrementar las horas de interrupciones de energía. Tamayo ya ha realizado varias protestas y sus munícipes tienen ese tema de la energía muy pendiente.

En Barahona logramos en nuestra gestión llevar 24 horas de energía a dos circuitos adicionales que abarcan los sectores de Los Maestros, Punta Palma, Blanquizales, Naco, Villa Central, El Laurel, Malecón, La Paya, Centro de la Ciudad y otros sectores. Pero los barrios periféricos quedaron fuera, incluyendo Palmarito, Pueblo Nuevo, Villa Estela, Camboya, Enriquillo, Alto Velo, entre otros.

Esos barrios que quedaron fuera del servicio de 24 horas de energía han visto mantener un mismo horario de energía por semanas y meses, sobre todo en las horas nocturnas. Siempre informábamos sobre esa situación. Recientemente se produjeron protestas violentas en varios barrios y ahora al parecer se les está rotando el horario de suministro de energía.

Cabral, Polo, Salinas y Cristóbal han venido sufriendo los embates de las interrupciones de energía prolongadas. Sus líderes comunitarios nos externaban las quejas por varias vías. Se remitían a nuestros directores las mismas, pero poco o nada se lograba. Esas comunidades están ahí, reclamando soluciones, pero las mismas llegan cuando las protestas se realizan…sin necesidad.

Fundación, Peñón y Jaquimeyes tienen la misma suerte que Tamayo, y sufren la embestida de las interrupciones, dado que el suministro de energía depende del mismo circuito. En varias ocasiones nos llegaron a suspender los cobros móviles con los disgustos y se han producido reuniones de los comunitarios solicitando soluciones a las horas de interrupciones de energía…allí también están pendientes de mejor servicio.

En las comunidades de la zona costera hay un conflicto agravado y profundizado como consecuencia de una decisión que se tomó de darle 18 horas de energía a Enriquillo, dejando fuera a Paraíso, Los Patos, Ojeda, Caletón y Los Blancos. Desde entonces, las protestas prácticamente no cesan en esas comunidades y tampoco han estado permitiendo el cobro móvil a los usuarios de Edesur.

En Jimaní habíamos confrontando varias protestas y llamados a no pagar la energía como consecuencia de las largas horas de interrupciones, sobre todo en horarios nocturnos. Siempre hicimos eco a nuestros directivos de la situación…ese tema también está pendiente.

Es bueno recalcar que las comunidades lo que habían estado era solicitando mejor horario de las interrupciones. Ni siquiera más horas de energía. Ahora ellos se han organizado y esas poblaciones están luchando con todas sus fuerzas vivas empoderadas. Cuando se llega a esos niveles hay que bajar hasta ellos para darles soluciones inmediatas.

Como gerente sectorial hicimos hasta lo imposible. Tramitamos todas las comunicaciones que nos llegaban. Hicimos decenas de llamadas telefónicas. Participamos en algunas reuniones con ellos. Han dejado que la situación del sector se agudice siempre exponiendo el tema de las perdidas por cobros y facturación en esos circuitos.

Lo cierto es que muy a pesar de todas las dificultades de protestas, de no permitirnos cobrar en muchas de ellas, de no tener materiales de normalizaciones, de carecer de personal administrativo y de haberse disminuido la cantidad de brigadas a la mitad, de las malas condiciones de las redes…en nuestra gestión de equipo colectiva aumentamos las cobranzas de 27 millones casi 32 millones, de cómo entramos, a como lo dejamos.

Si el Sector Barahona estuviera tranquilo, sin protestas, con un suministro de energía estable, bien programada y con el consenso de los comunitarios, los cobros de Edesur podrían elevarse hasta los 35 millones o más promedios mensuales..

0 comentarios

Publicar un comentario