jueves, 15 de agosto de 2013

Ese apoyo no se debe a la Buena Suerte, se debe al trabajo



POR RAMON A. LOPEZ


Atribuirle a la “buena suerte” la amplia aceptación popular que en estos momentos tiene el Presidente Medina y su gobierno, raya en la mezquindad política. Esto es así porque sólo con “buena suerte” en ningún país del mundo se habrían podido superar las condiciones económicas encontradas cuando Medina Sánchez asumió la conducción del Estado y al mismo tiempo comenzar a resolver las situaciones más apremiantes de la sociedad dominicana.

Y es que la Oposición no acaba de aceptar que Danilo la ha sorprendido con su  nuevo estilo de gobernar que le ha ido dando respuesta a las demandas sociales del país sin aspavientos y con sencillez.

La aceptación que el pueblo tiene del gobierno de Medina no se debe a que haya tenido  “buena suerte”, sino a que lo ha hecho bien y a que puede exhibir logros tangibles y medibles.


El Presidente Medina en su primer año logró mantener la estabilidad macroeconómica, estableció el Código de Pautas Éticas, asignó el 4% del PIB a la Educación, desarrolla el Plan Nacional de Alfabetización “Quisqueya Aprende Contigo”, estableció el sorteo de obras, entre ellas las de 10 mil aulas,  apoyó al sector agropecuario, creó el Pupitre Dominicano, la Banca Solidaria, fomentó las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) con más de 10,000 millones de pesos beneficiando a más de 50 mil  microempresarios de todo el país.


Su plan de austeridad dio como resultado que al cabo del primer trimestre se ahorraran más de 15 mil millones de pesos reduciendo significativamente el déficit fiscal. En Promese se redujo en el 65% los costos de adquisición de medicamentos.

Creó la Ventanilla Única de Inversión, puso  en ejecución el programa “Banca Solidaria”, aumentó la cobertura de los programas Solidaridad y Progresando a 200, 000 familias, y puso en ejecución del Programa Nacional de Titulación masiva de propiedades, entre otras iniciativas.

Su Eminencia Reverendísima, el Cardenal López Rodríguez, acaba de decir que  “hay una serie de cosas que todavía no terminan”,  pero venga acá! Claro que faltan, y muchas, pero, el gobierno apenas comienza.

Si todas estas iniciativas se deben a la buena suerte, que baje Dios y me lo diga, porque de lo contrario, no lo voy a aceptar.

0 comentarios

Publicar un comentario