jueves, 22 de agosto de 2013

Hacia un estado robusto!



POR MAYOBANEX DE JESUS LAURENS.

El presidente Danilo Medina Sánchez está realizando una gestión admirable que ha volcado las miradas de los dominicanos y dominicanas hacia su estilo dinámico y sencillo de dirigir la cosa pública, atacando de inmediato los males que aquejan a la nación caribeña.

Desde las comunidades se levantan voces de reclamos de obras, incrementos salariales de los servidores públicos y todo tipo de demandas tendentes a incrementar el gasto público, sin que nadie mediara ni reparara en los ingresos.

Nuevamente entramos a la etapa de elaborar el nuevo presupuesto de ingresos y gastos referente al año 2014, y desde ya se dejan oír las voces de asignaciones de mayor partida presupuestarias a los ministerios, entidades y organismos del Estado dominicano.
Todo apunta a un mayor incremento del gasto público, sin considerar las fuentes de sustento de esos incrementos a que aspiran.

Las buenas intenciones de Danilo Medina, su deseo de emprender acciones que repercutan a favor de todos los sectores de la vida nacional, podrían verse frustradas si el país no contara en los próximos tres años con un incremento robusto de sus ingresos.

El presupuesto del presente año 2013 asciende a RD$530,846 millones.

Las fuentes de ingresos de un gobierno no es cuestión de magia ni de inventos. Se obtienen por la vía de los tributos, en sus diversas fuentes impositivas. La vía de ingresos extraordinarios es muy poca. La otra fuente de entrada de recursos al gobierno son los créditos o préstamos, pero de estos se desprende su costo financiero, con el servicio de la deuda que luego se debe pagar.

Del presupuesto dominicano se debe destinar RD$356,708 millones al pago de gastos corrientes. RD$98,019 millones al pago gastos de capital. Los restantes RD$76,119 millones irían al pago de la deuda pública interna y externa. La proyección restante de gastos se asumiría en intereses del Banco Central, transferencias al sector eléctrico, transferencias corrientes e inversiones en el sector.

Del presupuesto nacional proyectado para el 2013, el Poder Legislativo tiene asignado RD$5,742,737,104 millones. El Poder Ejecutivo RD$515,834,227,116 millones. En tanto que el Poder Judicial le correspondería RD$4,497,202,828 millones. Los Organismos Especiales (JCE, CC, TC, Defensor del Pueblo, TSE) tendrían asignados RD$4,772,186,545 millones.

Visto lo anterior, el país no tiene espacios para prometer más allá de sus posibilidades, pues el dinero no cae del cielo ni llega por arte de magia.

Se requiere de un Estado robusto, que genere una gran actividad productiva exportadora, productora de divisas, cuyas actividades repercutan en incremento del Producto Interno Bruto de forma brusca, con consecuente impacto positivo en el empleo.

Un Estado capaz de generar más de mil millones de de pesos anuales, con lo cual se pueda impulsar con gran éxito los sistemas de educación, salud, vivienda, construcciones de obras viales, acueductos y garantizar la estabilidad macroeconómica, con fuertes inversiones en la agropecuaria, turismo y el sector financiero.

Lo anterior requiere lógicamente de un gran pacto nacional, que involucre a todos los sectores de la vida nacional, y que los dominicanos y las dominicanas entendamos de una vez y por todas que un Estado pobre genera más pobreza. Si queremos avanzar hacia el futuro debemos abocarnos a iniciar las grandes transformaciones del aparato productivo estatal y plasmar una gran reforma integral de su sistema tributario y fiscal.

0 comentarios

Publicar un comentario